Victoria, Roberto Fernández Retamar.

Está entrada se encuentra en el blog:
En esta reseña voy ha hacer un breve comentario sobre un poema de Roberto Fernández Retamar, llamado Victoria. Para entender mejor este comentario voy a presentar el poema.

Volví a verla en el hospital de cancerosos

Donde mi padre se moría.

Le pedí que me lo cuidara

Y me respondió que ella lo hacía con todos,

Con todas.

Al regresar yo, ella estaba

Fregando de rodillas el piso con luz en el rostro,

Le llevaba una rosa roja, y me dijo

Que la aceptaría esa única vez,

Porque seguramente yo ignoraba que ellas

No podían (no querían) recibir ningún regalo,

¿Ni siquiera un libro? ¿No había al menos un

libro que necesitara?

Ni siquiera un libro.

Cuando yo era un muchacho tímido y solitario al

que quizá no llegó a saludar,

Ella era de los mayores en la Facultad de Filosofía

y Letras,

La de la inolvidable belleza morena,

La inteligente, la grave, la audaz.

Queríamos hacer un mundo mejor

Que ese cruel y feo y sin embargo extrañamente

amado

En que nos había tocado nacer,

Y buscábamos en libros respuestas a nuestras

preguntas,

En libros atestados de preguntas que a menudo

nos distraían.

Se fue a Francia antes que nosotros, para seguir

buscando.

Ricardo, con su férvida voz neblinosa,

Me habló luego de ella, de lo que estaba

ocurriendo en ella.

Estudiaba con un gran maestro a quien tanto

admirábamos

Por lo que conocía y por lo que padecía.

El maestro se dio cuenta de quién era y le pidió

que quedara a su lado.

Otro (así creía ella) la había conquistado.

Para nadie sería su belleza.

Para nadie su avidez de saber, su necesidad de

justicia.

O para todos.

Me dicen que estuvo en Asia sirviendo

oscuramente, como hizo siempre

adonde la

enviaran.

La había encontrado en Santiago de Cuba, en

1959.

Gris era su ropa, y alumbrada su sonrisa.

Ha muerto no hace mucho, atravesando la Isla

en un humilde tren

En que viajaba con otras monjas como ella,

Se sintió mal. Fue al baño, de donde no salió viva.

El corazón.

Ahora no puedes impedirme que ponga una flor

sobre tu sombra,

Victoria. ¿Victoria?

En primer lugar voy ha hacer un pequeño resumen sobre el poema. Este poema nos habla de como el autor conoció a Victoria, y como se volvió a reencontrar con ella al cabo de unos años. Además nos habla de como vivió Victoria y cuales fueron sus creencias.

Este poema de Fernández Retamar pertenece a la categoría de poesía conversacional. La poesía conversacional consiste en que dentro de los poemas se añaden diferentes tipos de discurso, por lo que en ocasiones se la ha llamado poesía polifónica.

La característica que podemos encontrar para poder clasificar este poema dentro de la poesía conversacional es que tiene una estructura y un lenguaje propio de una conversación cotidiana. Esta poesía pretende comunicar al lector los sentimientos del autor, así como sus convicciones políticas e ideológicas, pero la principal función de esta poesía es hablarnos de una forma coloquial de hechos cotidianos. Por esta razón en el poema encontramos la presencia de hechos cotidianos como puede ser enamorarse de una persona y volver a encontrarse con esa persona con el paso de los años. Además la cotidianidad esta presente también en el hecho de que el autor nos da fechas exactas, lo que le concede al poema una gran verosimilitud y un carácter realista.

Un ejemplo de que este poema tiene la estructura de una conversación, lo encontramos en los versos 13 y 14 de la primera estofa, donde el autor parece estar conversando con Victoria, es decir el autor hace una pregunta que posteriormente nos da la impresión de contesta la propia Victoria.

Este tipo de poesía es muy diferente a la poesía a la que estamos acostumbrados a ver, es evidente que este poema esta formado por versos libres y la rima es casi inexistente. Esto se debe a que el autor no pretende crear un poema estético, sino presentarnos un hecho que vivió.

Dentro del poema hay que destacar que además del tono conversacional, también encontramos algunas explicaciones entre paréntesis, algo más habitual en la prosa que en la poesía.Y por supuesto también hay que mencionar el lenguaje coloquial que utiliza el autor.

Ante todo hay que mencionar que dentro del poema encontramos el tema de la muerte, ya que nos habla de como el autor se vuelve a reencontrar con Victoria en el hospital de cancerosos cuando su padre esta a punto de morir. Además en las dos últimas estrofas también menciona la muerte de Victoria.

Para finalizar me gustaría añadir que este poema es sencillo y al utilizar un lenguaje coloquial es fácil de entender, lo que ayuda a que sea capaz de llegar a todo tipo de lectores. Pero hay que destacar que estas características no se dan solo en este poema, sino en todos aquellos que pertenecen a la poesía conversacional.

This entry was posted in Tema 3, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s