La poesía comunicante

La poesía comunicante, conocida también como poesía conversacional, representa un quiebre total en el concepto de poesía. De hecho surge a causa de un cansancio de la poesía tradicional y, a través de un lenguaje coloquial, trata temas cotidianos al punto de ser considerada antipoesía. Podríamos definirla como una poesía con ideal democratizador ya que es una poesía para todo.
Se basa fundamentalmente en el utilizo de elementos ajenos a la poesía con el fin de destrozar a la poesía misma; la mayoría de las veces se presenta como un diálogo, o sea se vincula el ‘yo’ que habla con el ‘tu’ que escucha. Por lo tanto es una tipología  de poesía que se contrapone totalmente a la poesía considerada como exploración del lenguaje y búsqueda de una elaboración intensa del lenguaje poético. Dentro de sus recursos fundamentales podríamos nombrar: frases hechas, tono magistral, ironía y muchas veces se presenta como un informe científico, un reportaje, un aviso comercial o un relato periodístico.

El texto que os presentaré pertenece al autor Heberto Padilla. Padilla, nacido en Cuba en 1932, es un importante escritor, conocido sobre todo por el “caso Padilla”. Intelectual vanguardista, Padilla fue un entusiasta de la revolución cubana, pero, después de un período de trabajo en el bloque soviético, regresa a cuba con una visión bastante crítica del régimen de Fidel Castro. Con su libro ‘Fuera del juego’ ganó el premio de literatura en Cuba pero no tardaron mucho las críticas: el libro sufrió un caso de semicensura y se le acusó de actividades subversivas contra el gobierno. Por esa misma razón fue encarcelado en 1971 con su pareja Belkis Cuza Malé. El caso Padilla hace referencia a su ‘conversión’ después de poco más de un mes de cárcel. De hecho, después de treinta y ocho días de reclusión, Padilla leyó su famosa ‘Autocrítica’, en la que reniega de las ideas y de las obras anteriores.
Para Padilla “la poesía debe ser ante todo comunicación”, mensaje que aparece explícito en su texto Poética.

Di la verdad.
Di, al menos, tu verdad.
Y después
deja que cualquier cosa ocurra:
que te rompan la página querida,
que te tumben a pedradas la puerta,
que la gente
se amontone delante de tu cuerpo
como si fueras
un prodigio o un muerto. 

 

Como vemos el texto tiene todas las características principales de la poesía conversacional. Ante todo se presenta como un diálogo o, mejor dicho, el poeta interpela a su lector: “Di la verdad. / Di, al menos, tu verdad”. El contenido de la poesía es por lo tanto la verdad, de hecho la poesía conversacional se centra en los objetos y sobre todo en la celebración de la realidad, una realidad que siempre tiene en consideración la subjetividad del poeta (‘tu verdad’).

El poema es sencillo, carece de figuras retóricas ya que se utilizan elementos típicos del registro coloquial: el tono y el léxico son propios de un conversación. El mismo discurso de sencillez vale por la sintaxis: el centro de la poesía se construye a través de una especie de lista de subordinadas, una enumeración y, como sabemos, las repeticiones abundan en el lenguaje coloquial.
El mensaje que quiere trasmitir Padilla con su poesía aparece claro: es preciso utilizar la poesía para expresar la propia verdad sin tener miedo de lo que está fuera.

‘Poética’ de Padilla representa por lo tanto un ejemplo perfecto de poesía conversacional ya que comparte con ella características de estilo, lenguaje y temas.

This entry was posted in Tema 3. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s