“Era Esteban. No hubo que repetirlo para que lo reconocieran”

El cuento “El ahogado más hermoso del mundo “ de 1968 pertenece a la colección “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada” del escritor colombiano Gabriel García Márquez. Desde siempre el nombre de Márquez se identifica con una específica corriente literaria: la del realismo mágico que pretende mezclar elementos del mundo cotidiano con elementos fantásticos. De hecho según la palabras del mismo Márquez “la realidad diaria es mágica pero la gente ha perdido su ingenuidad y no le hace caso”. En realidad la etiqueta de ‘realismo mágico’ ha sido contestada más o menos ásperamente ya que se le acusa de ‘exotizar’ la cultura latinoamericana. Por lo tanto sería correcto hablar de transculturación narrativa que, como veremos también en el texto, retomando elementos de las culturas indígenas intenta mezclarlos con elementos propios de la cultura moderna occidental.

El cuento nos relata de cómo algo inexplicable irrumpe en la monotonía de un pequeño y rutinario pueblo caribeño, transformándolo totalmente.
La historia empieza con la llegada al pueblo de un “promontorio oscuro y sigiloso que se acercaba por el mar”: un ahogado. Ya desde el principio Márquez nos indica como el ahogado provoca, antes en los niños que juegan con él, luego en los hombres que lo llevan al pueblo y en último en las mujeres, una sensación rara. Los primeros lo confunden con un barco enemigo o una ballena, los hombres notan su peso desmesurado y las mujeres quedan fascinadas mirando su cuerpo majestuoso: “No solo era el más alto, el más fuerte, el más viril y mejor armado que habían visto jamás, sino que todavía cuando lo estaban viendo no les cabía en la imaginación”.
Las mujeres lo cuidan de manera excelsa, reconstruyendo fantásticamente su vida, empezando por el nombre: “-Tiene cara de llamarse Esteban. Era verdad. A la mayoría le bastó con mirarlo otra vez para comprender que no podía tener otro nombre. […] Era Esteban. No hubo que repetirlo para que lo reconocieran”.williams_awash[1]

Detrás de una historia aparentemente simple Márquez nos introduce a una variedad de temas complejos y profundos.
Ante todo emerge desde el principio un tema recurrente en la literature latinoamericana: el tema del colonialismo. Dos son las referencias explicitas:el motivo del conquistador se concreta en el barco enemigo que los niños creen ver en el cuerpo del ahogado: “los primeros niños que vieron el promontorio oscuro y sigiloso que se acercaba por el mar, se hicieron la ilusión de que era un barco enemigo”.
Además se cita a Walter Raleigh importante explorador que, como sabemos, bajo el reinado de Isabel I concibió el proyecto de colonizar América del Norte.

Sin duda me atrevería a decir que el tema fundamental del cuento es la concientización  progresiva del pueblo. Como dije antes, todo el pueblo se une para cuidar al ahogado, así que Esteban se convierte en el símbolo de la unidad del pueblo: “ellos iban a pintar las fachadas de colores alegres para eternizar la memoria de Esteban”. En un pueblo mal organizado, aburrido y sin unidad Esteban se presenta como el elemento aglutinante: “sabían que todo sería diferente desde entonces, que sus casas iban a tener las puertas más anchas, los techos más altos, los pisos más firmes”. El cambio, la progresiva concientización del pueblo no es simplemente un cambio interno al pueblo mismo sino que afecta al mundo exterior: toda la gente, pasando por el Caribe, desde aquel momento habría dicho “en catorce idiomas, miren allá, donde el viento es ahora tan manso que se queda a dormer debajo de las camas, allá, donde el sol brilla tanto que no saben hacía dónde girar los girasoles, sí, allá, es el pueblo de Esteban”.

Como vimos antes, la transculturación narrativa es el intento de mezclar las culturas indígenas con la modernidad occidental, por lo tanto sería bueno ir analizando elementos de la mitología indígena para llegar a lo más profundo del texto. Por mi parte el elemento que, con más probabilidad, puede hacer referencia a leyendas indígenas es el tamaño del cuerpo de Esteban. Más específicamente podría relacionarse con el mito de Viracocha, Dios creador peruano. De hecho se dice de él que “ formó a los hombres de un tamaño enorme, pero su obra le disgustó por lo que volvió a destruir los gigantes”.

Para concluir podríamos por lo tanto decir que, como en la mayoría de sus cuentos, Márquez une elementos aparentemente distantes con una sencillez casi asombrosa.

This entry was posted in Tema 2. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s