Muerte constante más allá del amor.

“Polvo serán, más polvo enamorado”. 

Francisco de Quevedo. (1580-1645)

Imagen(Torre Eiffiel, 2011)

“Amor constante más allá de la muerte” es uno de los sonetos más bellos escritos en lengua española y fue Quevedo, el gran genio misógino, el que nos habló de ese amor que traspasa la frontera de las sombras y la luz. En el cuento de García Márquez esto es lo primero que llamó mi atención. Es la muerte la que perdura, la que acecha y amenaza, la que reina sobre todo y pese a todos. Es la muerte el eje temático, la que hila la propia historia, la que determina no solo el destino, sino la forma de actuar del protagonista. De hecho, es su deceso el primer dato que conocemos de él. Onésimo Sánchez conoce al amor de su vida (que no es cualquier amor) seis meses y once días antes de fallecer. Este principio abrupto desvela la tensión que personaliza el relato.

Los marcadores temporales son muy acusados, hay una gran cantidad, que dan sensación de dramatismo. Esta temporalidad es caprichosa pero premeditada, para crear así mismo ese efecto. De hecho, la estructura circular del relato alimenta esta sensación. El lenguaje cercano (pero estudiado) da fuerza al relato; expresiones como “escondió la cara en su axila de animal de monte y sucumbió al terror” y referencias clásicas latinas “Recuerda que seas tú o sea otro cualquiera, estarás muerto dentro de un tiempo muy breve, y que poco después no quedará de ustedes ni siquiera el nombre” que, por otro lado, generan ese dimorfismo que se da en el cuento.

Es decir, en el cuento todos los elementos apuntan a un lado: la dualidad. El pueblo “Rosal del Virrey” no es más que un “recodo del desierto” y, sin embargo tiene un nombre muy evocador; así como a la actividad económica (contrabandismo) a la que se dedican de noche; de ahí que se le describa como un pueblecito “ilusorio”. El comportamiento del senador también lo es. No solo su discurso lleno de falsas promesas, sino la contrariedad que  implican sus máximas y sus hechos. Este vendedor de milagros atrapado por el miedo, el dolor, la soledad, el falso pudor y unas convicciones morales que poco ataja, es consciente de su próxima muerte. Aquí es donde esta cobra fuerza y protagonismo; es ella la que dirige ya sus pensamientos, sus acciones, condiciona su conducta. La muerte es el único aspecto certero, plenamente real, me atrevería a decir, que existe en la obra. “Resolvió que la muerte decidiera por él”. Esto implica un total abandono frente a ella pero a la par se viste con una máscara de normalidad ante sus votantes. Y es que ese es el único punto en el que él se aferra a la vida, el no dejar que esta cambie; pese a que todo dentro de él ya lo haya hecho tras la noticia.

La perspectiva de ficción y realidad se confunde, ambas se entrelazan , son relativas. Elementos mágicos, la rosa (elemento de vida en el desierto), efectos  como el de la mariposa de papel, el trasatlántico de cartón,  el candado que protege la virginidad de Laura, recursos literarios tan evocadores como la expresión “el cuerpo exhaló una fragancia oscura de animal de monte, pero tenía el corazón asustado“, el  creer en el horóscopo (“Somos Aries. Es el signo de la soledad“), etc.,  crean un ambiente fantástico y caracterizan el relato. Y la transculturación está presente en el matrimonio del senador, en el contraste entre la pureza que simboliza Laura (tradición latinoamericana) y la forma en la que su padre (francés) la usa como moneda de cambio, en el contrabando, en todo el entorno político que rodea la historia.

Una crítica a la clase política, al mundo adulto, al del dinero. Una bonita historia de soledad, vergüenza, resignación, amor y muerte donde las mentiras y la verdad a veces son la misma cosa.

Y eso me recuerda irremediablemente a Shakespeare: «En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira».

This entry was posted in Tema 2 and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s