Alejandra Pizarnik

(Entrapa publicada por Marta Samper Ferrer en su blog Cualquier selva del mundo)

SOMBRAS DE LOS DÍAS A VENIR

     a Ivonne A. Bordelois

Mañana
me vestirán con cenizas al alba,
me llenarán la boca de flores.
Aprenderé a dormir
en la memoria de un muro,
en la respiración de un animal que sueña.

      La clave comunicante, esta poesía que remueve el alma, que se fija en elementos muy sencillos, que se centra en estos objetos para proyectar en ellos la sensación interna del hombre. El propio poeta explora la subjetividad a través de los objetos: las cenizas, las flores, un muro.

      ¿Qué tenemos aquí? A la mente me vienen imágenes, imágenes heladas sobre una mañana, un cadáver encima de una mesa de hierro casi en avanzado estado de descomposición, dispuesto a ser incinerado. Un muerto que recobra la vida para expresarle a alguien que pasará, de una vida llena de ruido, a una vida en silencio donde aprenderá a descansar. Entonces, ¡ay! entonces solo se le recordará por la lápida, por el muro que lleve su nombre, la fecha de su nacimiento y la de su muerte, se le recordará cuando alguien sueñe.

          Con esta imagen se pretende dar un impacto emocional, ver cómo se nos puede ir la vida de las manos y cuan insignificante es, que solo se nos recordará en sueños. No estamos ante un lenguaje culto, todo lo contrario. Se trata de un lenguaje sencillamente popular, la lectura es rápida y fácil de entender. Si antes se intentaba crear revolución mediante la narrativa, ahora se intenta crear revolución con la prosa. Esta poesía tiene la finalidad de remover la conciencia interior, de crear un estado de empatía entre el autor y el lector para poder llegar al objetivo: revolución social, sensación de libertad.

       La poeta que escribe estas líneas se suicidó con tan solo treinta y seis años de edad. Estas líneas, y otros poemas de Pizarnik, muestran el profundo lazo que tenía con la muerte, la soledad que sentía. Es por ello que se nos describe tan claramente. Está claro que mediante la escritura, Pizarnik se sentía dueña del mundo y se veía capaz, solo con palabras, de transmitir sus sentimientos. Este poema es importante, además de que muestra como la poesía puede ser revolucionaria en los sentimientos del hombre en la década de los sesenta,  porque está escrito por una mujer.  Sus palabras nos transportan a una locura fantástica, llena de emociones.

         Respecto al nombre que aparece dedicado el poema Ivonne Bordelois, sería una amiga de Alejandra Pizarnik, que al parecer trabajaron juntas en alguna composición de entrevistas para la Revista Sur. ¿Quería Pizarnik contar a Bordelois que se acercaba su muerte? Pensemos, este poema se publicó dentro de “Los trabajos y las noches” en 1965, siete años antes de su muerte. Seguramente quería decirle que la revolución SÍ era posible con las MUJERES.

Conoce a Alejandra Pizarnik:

 http://www.youtube.com/watch?v=kwu2v_6Vw5E

This entry was posted in Tema 3 and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s