Julio Cortázar, Texto en una libreta.

En este cuento de Julio Cortázar, la acción pasa en el subterráneo de Buenos Aires en Argentina. Al principio, el narrador explica los « procedimientos especiales » en cuanto a las operaciones de control de los pasajeros del subte. Se trata de comprobar dentro de una semana el número de pasajero que entra y sale de la red del Anglo. Sin embargo, hubo disfunciones en este proceso de verificación ya que el miércoles falta cuatro personas a la salida y el viernes « excedió en uno a la de los controlados a la entrada ». Las autoridadas de control concluyeron a unos errores de cálculo y el amigo del narrador, Jorge García Bouza, no excluyó « un especie de desgaste atómico previsible en la grandes multitudes. ». En este sentido, el narrador cuando va a viajar en el subte, va a iniciar una reflexión y preguntarse sobre este fenómeno : « Dos veces […], me pareció irrazonablemente que algunas gentes […] no eran simples pasajeros como los demás. ». Va a nacer en su mente interrogaciones y suspicacias en cuanto a un grupo de personas que parecen distintas de los otros pasajeros por su apariencia física y su comportamiento singular, y va a relacionarlas con la desaparición y la aparición repentina de pasajeros. Por lo tanto, el narrador decide inverstigar sobre este tema a fin de descubrir el misterio.

Como lo dice el narrador (o Cortázar mismo), en su ambición de analizar esta situación va a entrar « en su mundo », o sea un mundo propio a este grupo atípico. De esta perspectiva ya aparece el fantástico y el concepto de ambigüedad ya que se ofrece al lector dos niveles de realidad, a saber la suya y la de este otro mundo. Se crea un universo inquietante como lo expresa el narrador : « […] ahora tengo miedo, ahora no me animo a bajar ahí […]. ». Lo extraño también aparece en el hecho de que este grupo convive con los demás, con la gente normal y de ahí se deduce una destabilización en la mente del lector. Además el subte en sí puede ser un lugar angustioso por su oscuridad y su mecanismo, y eso resfuerza la idea de incertidumbre. Se ve este grupo casi como una sociedad secreta con su propia organización, sus costumbres, sus códigos y sus reglas : « El plan exige una gran simplicidad para que cada uno de ellos pueda reaccionar mecánicamente y sin errores frente a los momentos sucesivos que comporta su permanente vida bajo tierra. ». El narrador casi hace un estudio sociológico de este grupo, se puede dar cuenta de la jerarquía que se establece dentro de este ; las expresiones « el Primero », « los jefes de grupo », « emisario » revelan este concepto. Se nota también a lo largo del texto el compromiso total del narrador y el esfuerzo que produce para cerner a estos sujetos : « […] todo esto he llegado a entenderlo después de tensas proyecciones mentales, de sentirme ellos […] », casi parece acercarce a una forma de esquizofrenia y eso igualmente puede ser desconcertante para el lector. Los que es sorprendente también es la capacidad que tienen ellos para mezclarse por un lado a los pasajeros y por otro a los miembros del personal, imponiendo sus acciones : « […] nunca sabré por qué los conductores del Anglo a la extorsión o al soborno del Primero […]. », parece increíble la facilidad con la que pueden influir sobre nuestra realidad. Lo fantástico nace también en el hecho de que ellos no pueden actuar como gente normal, pero que a veces lo desean y eso crea una problemática existencial ya que ellos tienen que imponerse límites para sobrevivir (se puede verlo en el texto con el pasaje que se refiere a la comida). De vez en cuando el narrador parece perder el juicio ya que es el único que cree en esta teoría, como lo muestra esta frase : « Me sorprende un poco que Montesano no se decida a tomar medidas, por lo menos contra el Primero y los otros tres […]. Se parece a un loco respecto a los demás cuando cuenta su historia ; aquí el autor juego con las límites de la indeterminación cuestionando la psicología del narrador. En las últimas páginas del cuento, se multiplican las asindetones que traducen el estado de pánico del narrador a la idea de traer a la luz su revelación.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s