Publicado por María Dolores Pellicer Torres en http://literaturaamericalatina.wordpress.com/

El otro, Roberto Fernández Retamar:

Nosotros, los sobrevivientes,
¿A quiénes debemos la sobrevida?
¿Quién se murió por mí en la ergástula,
Quién recibió la bala mía,
La para mí, en su corazón?
¿Sobre qué muerto estoy yo vivo,
Sus huesos quedando en los míos,
Los ojos que le arrancaron, viendo
Por la mirada de mi cara,
Y la mano que no es su mano,
Que no es ya tampoco la mía,
Escribiendo palabras rotas
Donde él no está, en la sobrevida?

Este poema pertenece al poemario Sí a la Revolución (1958-1962) y es, claramente, una poesía comunicante ya que el autor está tratando el tema de la Revolución Cubana, es decir, el autor decide hablar sobre un momento histórico concreto y lo hace con naturalidad porque es un problema que afecta a todos los lectores, por tanto, quiere llegar a ellos, implicarlos en todo lo que está ocurriendo. Por este motivo, todo el poema es una constante interrogación, para aproximarse al lector, para comunicarse con él.

Además, Fernández utiliza un tono conversacional, bajo una forma de diálogo; el poema está construido de manera que parece que esté hablando con cualquier persona que se encuentre en esa misma situación. De esta manera, el lenguaje está libre de toda ornamentación ya que el autor busca que el lector se fije en algo más que en el texto en sí, él quiere transmitir un mensaje, quiere provocar una reacción en el lector mediante la duda que crea a través de las constantes preguntas que hace a lo largo del poema.

Todas estas preguntas buscan, de alguna manera, dignificar a todos los muertos en la Revolución ya que todos ellos sacrificaron sus vidas por la patria y, a ellos, les deben su propia vida. Fernández se siente identificado con ellos y nunca los olvidará porque ‹‹sus huesos quedando en los míos››.

El autor habla desde el dolor, está ‹‹escribiendo palabras rotas›› porque se siente culpable de estar vivo gracias al dolor y a la muerte de otros por eso dice, ‹‹ ¿Sobre qué muerto estoy yo vivo […]?.››

Por último el autor lanza un mensaje al lector en forma de pregunta: ‹‹Dónde él no está, en la sobrevida?›› con este interrogante, Fernández pretende que el receptor se pregunte sí realmente la Revolución está llevando a todos los sobrevivientes a acceder a una nueva vida, vida en la que ya no estarán todos los que ya han muerto en este proceso.

Por tanto, el autor mediante un tono de duda, de dolor y a través de un lenguaje claro, directo y sencillo comunica los problemas del momento y lo hace con construcciones interrogativas, construcciones sin respuesta que buscan provocar duda; la misma duda que él tiene, que es la de si todas esas actitudes revolucionarias les llevarán a buen puerto, a una nueva vida.

This entry was posted in Tema 3 and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s