Te doy, Claudia, estos versos

POESÍA CONVERSACIONAL

poesía conversacional

En el contexto revolucionario de América Latina de los años 60 los intelectuales se planteaban si la poesía también podía contribuir a la revolución. Al calor de este debate, los poetas empiezaron a definir sus posturas en torno a dos polos; algunos poetas optaron por formas experimentales o vanguardistas como Olga Orozco o Alejadra Pizarnik, mientras que otros como Roque Dalton o Roberto Fernández Retamar propugnaron la llamada poesía conversacional. Estos últimos consideraban “para qué molestarse escribiendo cuentos, ensayos, novelas/cuando todo puede expresarse mejor en verso/ para eso se hizo la poesía/ para decir las cosas a poto pelao”. La poetas se alejaron de la famosa torre de marfil y pasaron a defender que la poesía “es como el pan” que decía en el poema Como tú Roque Dalton, la poesía era necesaria y por ello no podían escribir composiciones abstrusas que la gente no entendiera. También existieron posturas eclécticas como la de Gonzalo Rojas en el poema que lleva por título Ningunos.

Para enmarcar el debate sobre la poesía comunicante no se pueden olvidar los precedentes de las décadas anteriores. Me vienen a la cabeza el poema Oda a la cebolla de Pablo Neruda o el Ángelus de Mario Benedetti. Desde Neruda hay ejemplos de poesía en los que se celebra la realidad, lo cotidiano, las cosas simples, se exploran los objetos desde el interior del sujeto, al mirar un objeto se analiza a uno mismo.

En la línea de poesía comunicante conversacional encontramos el poema Te doy, Claudia, estos versos, porque tú eres su dueña que analizo a continuación. Es un poema publicado en el libro Epigramas obra del escritor nicaragüense Ernesto Cardenal.

Lo primero que llama la atención es que se trata de una composición breve, una sola estrofa, de apenas 10 versos de arte mayor,16 sílabas cada uno, divididos a mi entender en dos hemistiquios de 8+8, con rima asonante y femenina. El poema es de una belleza extraordinaria, hasta tal punto que te crea una melodía interior en tus adentros que te fascina. Cardenal revoluciona la poesía con su sencillez enunciativa al crear belleza sin la necesidad de emplear complejas figuras retóricas, en esta composición todo es aparentemente sencillo y normal, parece una conversación, pero ha hilvanado tan bien cada palabra, cada coma, cada signo de puntuación que evidencia la complejidad de un poema tan aparentemente llano.

Este espontáneo “diálogo” amoroso evidencia la situación en que se encuentra el yo poético que se dirige a un tú, en este caso su amada llamada Claudia y le expone que le dedica los versos a ella porque está enamorado, si ella los desprecia, él no se molestará porque quizás algún día otras parejas los empleen para conquistar amores.

La forma en que se escribe refleja casi una conversación entre dos personas, e incluso, cuando relees los versos te da la impresión de que eres testigo de una conversación ajena y que invades la intimidad de la pareja. Da la impresión de ser quizás una conversación telefónica en la que escuchamos sólo a uno de los interlocutores. Esta es la forma más empleada por la poesía conversacional de la década de los sesenta y este es un buen ejemplo.

El lenguaje que utiliza es completamente coloquial, muy cercano al que nosotros emplearíamos en una situación semejante, pero que provoque una belleza en su conjunto al leerlo es lo verdaderamente difícil. Se utilizan términos cotidianos como: “dueña, escrito, sencillos, entiendas, desprecias…”, nada de lo que allí leemos resulta extraño. No hay palabras metafísicas ni recursos estilísticos que hagan de la composición un poema abstruso. Todos los vocablos son inteligibles, son coloquiales y empleados con la pericia de Cardenal, resultan excelsos.

Contrariamente a la poesía vanguardista que prefería el uso de aliteraciones, metáforas, sinestesias y complejos recursos para crear belleza, en estos versos vemos como el poeta está deconstruyendo el propio código lírico.

Como paradigma de la poesía comunicante utiliza el recurso de la repetición de términos y de estructuras con una finalidad enfatizadora de los sentimientos del yo poético hacia Claudia: “son para ti…pero si a ti” ,“si al amor…con este amor”, “despiertan…despertó”. También hay en el verso número cinco una personificación del amor “y si al amor que los dictó”, cosa que nos permite convertir al amor en una persona de carne y hueso.

En el código resulta muy llamativo el uso peculiar de los signos de puntuación, usa abundantes comas, puntos e incluso llega a utilizar los paréntesis para en un inciso explicar el porqué escribe el poema o unos puntos suspensivos que evidencian que la frase no está acabada, como suele suceder en la comunicación oral, pero aquí Cardenal lo lleva al escrito.

La técnica sorprende también porque emplea una sintaxis elemental, suma oraciones breves “te doy estos versos”, “tú eres su dueña”, “son solamente para ti”, “tú también los desprecias”

En esta composición amorosa no hay nada de críptico, hasta el yo poético revela que escribe los versos para conquistar a Claudia, es un poema que todo el mundo, incluso aquellos que no tengan la más mínima formación literaria, podría entender, pero todo está estudiado al detalle.

Cardenal es un poeta sutil y profundo, que con esta composición crea un gran impacto emocional en el lector, se sirve de una forma casi dialogada, un léxico y una sintaxis sencilla para transmitir un sentimiento tan hondo como es el amor con unas palabras que cristalizan sus vivencias interiores a la perfección. Lo consigue magistralmente a través de un poema comunicativo que crea un tono íntimo y amoroso de gran belleza, logra crearnos una sensación tan emotiva que no entenderíamos que a Claudia no se emocionara por lo que le está diciendo el yo poético. Esta poesía antiintelectual crea un sujeto colectivo, en el que como decía la poetisa Alejandra Pizarnik “las palabras se transparentan, hablan de la realidad directa y clara”.

Ernesto Cardenal

This entry was posted in Tema 3 and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s