RECORTES DE PRENSA

recortes de prensa

Este cuento escrito por Julio Cortázar y publicado en la antología de
cuentos Queremos Tanto a Glenda(1980) es un claro ejemplo del efecto de lo fantástico en su literatura. En las primeras líneas que figuran bajo el título del relato Recortes de prensa anticipa que el cruce entre el mundo real y el imaginario va a ser el recurso técnico fundamental para potenciar la sensación de misterio que impregna las líneas: “Aunque no creo necesario decirlo, el primer recorte es real y el segundo imaginario” el mecanismo empleado produce estupefacción desde los primeros instantes de la lectura.

El argumento, aparentemente sencillo al tiempo que inquietante, cuenta cómo una escritora llamada Noemí visita a un artista para escribirle el texto de un libro ilustrado con las esculturas que éste realiza. En sus obras siempre refleja actitudes violentas, tal como ocurre en la realidad misma “la violencia en todas las latitudes políticas y geográficas que abarca el hombre como lobo del hombre”.

Noemí le muestra unos recortes de prensa que le ha enviado un amigo en los que se cuentan diversos casos de familiares que fueron asesinados y torturados por militares y policías del Batallón 601 en Argentina.

Después, mantienen una charla sobre lo habitual de la violencia en la
sociedad contemporánea y la necesidad de dejar de dar la espalda a
estos problemas “yo me paso meses haciendo estas mierdas, vos escribís libros, esa mujer denuncia atrocidades, vamos a congresos y a mesas redondas para protestar, casi llegamos a creer que las cosas están cambiando”. A Noemí, de vuelta hacia su casa, pensativa en lo que debe escribir, le ocurre un hecho extraño. Se encuentra en la calle con una niña que llora cuyo padre maltrata a su madre. Noemí la acompaña a su casa y la escritora es testigo de los malos tratos que padece la madre “Mi papá le hace cosas a mi mamá”. La escritora se enfrenta al padre y luego la niña desaparece “la nena ya no estaba ahí y el hombre en el suelo era una mancha confusa”. A partir de ahí el relato se torna en confusión “lo que sigue no lo sé”, la narración se vuelve misteriosa porque en ningún momento tenemos la certeza de que la niña de madre maltratada sea una diferente de la escritora “veo sus ojos en los míos…mi dura memoria me traen otra cosa indeciblemente vivida pero no vista”.

Al final del relato, el escultor le envía un recorte de prensa “del que me permito recortarte la fuente de tu notable experiencia personal” del periódico France-Soir. En él se cuenta el “drama atroz en un suburbio de Marsella”. Curiosamente, del texto que le envía el escultor, se leen unos datos semejantes a los acaecidos a la niña “descubrimiento macabro de un crimen sádico, ex plomero atado y amordazado en un camastro, el cadáver etcétera, vecinos furtivamente al tanto de repetidas escenas de violencia, hija pequeña ausente desde días atrás, vecinos sospechando abandono, policía busca concubina, el horrendo espectáculo que se ofreció a los…”.

Además, hay que destacar que el recorte se rasga ahí con lo que nos
deja sin saber más información. Este también es un recurso muy empleado por Cortázar para potenciar el efecto de lo fantástico. Reparte desigualmente la información que sí que conoce el escultor y la protagonista, mientras que el lector se queda en suspense.

En Recortes de prensa el lector no encuentra la paz del que lee un final preciso, siempre deja la puerta abierta a la libre interpretación, hasta el punto que por el cruce entre el plano real y el plano imaginario así como por la distribución de la información, la narración parece un juego.

En suma en este cuento, Cortázar logra el efecto fantástico por un lado por la distribución de la información desigual entre lector-escultor y porque no deja claro si la protagonista es la niña cuyo padre maltrataba a su madre. La impresión final es que no te puedes quedar impasible frente a las tragedias que ocurren por doquier, hay que tomar parte y no dar la espalda porque suceden siempre. Lo que tampoco queda resuelto es quién es el que guarda los recortes de prensa y el motivo por el que los conserva, ¿los guarda acaso porque le atañen?

Este cuento pertenece a la literatura de lo fantástico dado que el hecho se plantea en el relato entra dentro del mundo de lo posible y no se apunta como problemático en la narración. En realidad, la angustia se nos plantea a nosotros como lectores que tenemos un sinfín de interrogantes por resolver: no sabemos quién es la niña, pensamos que es la autora, no sabemos cuál es el recorte real y cuál el imaginario y además, no sabemos el sentido de guardar esos fragmentos más allá de no olvidar los hechos ocurridos. Por todo ello, el final del relato queda envuelto por un aura de misterio y confusión apasionante a la vez que alarmante.

This entry was posted in Tema1. and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s