Gabriel García Márquez

Publicado por: Pablo Torró Bioca

http://lecturaspablo.wordpress.com/

EL AHOGADO MÁS HERMOSO DEL MUNDO

Este cuento de García Márquez nos muestra de manera clara las características del realismo mágico. Para analizar estas características comentaremos las estrategias literarias que utiliza el autor, el trato que reciben los elementos reales y los no reales, y los elementos de transculturación.

En primer lugar hablaremos de las estrategias que utiliza el autor en el cuento. Podemos observar que predomina la narración frente al diálogo (como en la mayoría de los cuentos), de hecho el estilo directo solamente aparece en dos ocasiones, para remarcar la importancia de su contenido: −Tiene cara de llamarse Esteban. y —¡Bendito sea Dios —suspiraron—: es nuestro!. En el resto del cuento, las conversaciones y los pensamientos de los personajes aparecen mediante el discurso transpuesto regido o estilo indirecto: Pensaban que habría tenido tanta autoridad que hubiera sacado los peces del mar con sólo llamarlos por sus nombres.

También podemos encontrar en el cuento una combinación fascinante de estilo indirecto y la técnica del monólogo interior que puede confundir al lector, ya que, nada indica el cambio de un recurso a otro y además el monólogo interior corresponde a los pensamientos del cadáver en primera persona imaginados por los habitantes del pueblo:

Bastó con que le quitaran el pañuelo de la cara para darse cuenta que estaba avergonzado, que no tenía la culpa de ser tan grande, ni tan pesado ni tan hermoso, y si hubiera sabido que aquello iba a suceder habría buscado un lugar más discreto para ahogarse, en serio, me hubiera amarrado yo mismo un áncora, de galeón en el cuello…

En segundo lugar, encontramos una característica esencial del realismo mágico, el trato que reciben los elementos reales y los no reales en el cuento.

En este punto es importante señalar que los elementos no reales del cuento se insertan en la historia con naturalidad y conviven con los elementos reales sin recibir un trato especial, el autor mezcla estos elementos mediante la técnica de la exageración, pero sin alcanzar el terreno de lo inverosímil; el mejor ejemplo de esto es el desmesurado tamaño del cadáver, que, si bien sorprende a los habitantes, no es visto por ellos como algo ilógico o imposible, sino más bien como algo bello  y digno de admirar.

También son ejemplos de esto la reacción de los niños cuando descubren el cadáver, y la reacción de los adultos cuando lo observan. En el primer caso se exagera la inocencia de los niños, que en vez de asustarse o llamar a un adulto, cuando se encuentran el cadáver juegan con él enterrándolo y desenterrándolo; en el segundo caso se exagera la capacidad del cuerpo inerte para transmitir a los habitantes del pueblo todas esas emociones que les llevan a ponerle nombre, a idealizar su carácter, a realizar un funeral extraordinario y a descubrir un novedoso sentimiento de unidad.

En tercer lugar,  es importante señalar los elementos de transculturación. Así pues, observamos como la vida rutinaria de un pobre y tradicional pueblo pesquero se ve combinada con referencias culturales diversas, básicamente literarias, de épocas diferentes, de este modo, podemos relacionar el descubrimiento del cadáver gigante por parte de los niños (las personas más pequeñas del poblado) con Los viajes de Gulliver, también podemos observar una referencia directa a La Odisea de Homero: Algunos marineros que oyeron el llanto a la distancia perdieron la certeza del rumbo, y se supo de uno que se hizo amarrar al palo mayor, recordando antiguas fábulas de sirenas. Y, la referencia más significativa es la del nombre que la gente del poblado atribuye al cadáver, Esteban, el primer mártir cristiano, que representa el cambio. En este caso, Esteban también representa el cambio de un pueblo desorganizado y pobre a un pueblo unido e importante.

En cuarto lugar, podemos decir que en este cuento, también podemos observar cierto posicionamiento político del autor, que reivindica la unión del pueblo para lograr una sociedad mejor que sea referente para otras sociedades.

Por último, también podemos decir que, como acabamos de comentar en este cuento, la transculturación en la literatura, en general, puede ser símbolo de posicionamiento político, ya sea como acabamos de ver, mediante la reivindicación de la unión de un pueblo para conseguir un cambio, o mediante la crítica del avance de otras sociedades (generalmente representantes del capitalismo) que invaden el territorio de otras culturas y agreden la esencia de las mismas.

This entry was posted in Tema 2 and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s